Menú principal

Recursos

Veneno de Abeja PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Miércoles, 20 de Mayo de 2009 21:00

¿CÓMO ACTÚA EL VENENO DE ABEJA?

Qué curan:

 

reuma, ciática, artrosis y lumbago hasta la psoriasis o la hipertensión arterial.

Muchos insectos tienen aguijones venenosos, pero debido a que la abeja de la miel se ha domesticado y es fácil de tratar, se usa para la mayoría de los tratamientos. El veneno de abeja tiene los siguientes componentes conocidos:

 

Melitina:

• Es el responsable del dolor y el picor en el veneno de abeja.

• Tiene poderosas propiedades bactericidas y citotóxicas. • Produce los síntomas de inflamación a través de liberación de histamina. • Estimula la pituitaria para liberar ACTH, que estimula las glándulas suprarrenales para producir cortisona, responsable de la respuesta del cuerpo para la autocuración. • Es 100 veces más potente como antiinflamatorio que la hidrocortisona en pruebas realizadas en ratas con artritis (Nature, Nov. 1.974). Péptido (Mast Cell Degranulating Peptide) : • Lleva a la liberación de histamina que produce los síntomas de inflamación (hinchazón, picor, enrojecimiento, calor). • Incrementa la memoria reciente en ratas (test del laberinto).

 

Apamin:

• Bloquea los canales Ca+ dependent K+ • Refuerza la transmisión sináptica a largo plazo. • Acorta la duración del potencial de actuación de un nervio.

 

Hialuronidasa:

• Disuelve el ácido hialurónico que conecta las células, haciendo así más permeable el tejido o el espacio extracelular. Esto facilita el transporte de las sustancias curativas y a la eliminación de los desechos o de las sustancias tóxicas del área dañada.

 

Dopamina (neurotransmisor): • Es un neurotransmisor que aumenta la actividad motriz. Es deficiente en pacientes con Parkinson y excesiva en pacientes sicóticos tratados con medicamentos neurolépticos.

La Dopamina junto con la Serotonina y otras catecolaminas están implicadas como factores en las depresiones.

 

Adolapin:

• Tiene un efecto analgésico. Si conocemos a alguien a quien han picado las abejas (suelen ser avispas) o nos ha picado a nosotros, asociaremos picadura con dolor tremendo, que, en algunos casos, trataremos con barro y, en otros, con medicinas. Lógicamente, en ese momento no pensaremos nada más que en quitarnos el dolor. Pero quienes llevan algún tiempo con abejas han podido observar, en múltiples ocasiones, que las picaduras significan la desaparición de otras molestias, a veces serías. Es sabido que los apicultores apenas padecen de reuma, ciática o lumbago. Durante años se ha observado la relación entre las picaduras de abeja y los puntos de acupuntura correspondientes al "problema" o desequilibrio energético del momento. Las abejas "saben" dónde tienen que picar. Y lo saben, porque donde hay un desequilibrio energético hay una "agresión" que las abejas perciben y, al defenderse de esta "agresión", producen un reequilibrio similar al de la acupuntura, con el beneficio añadido del veneno de abeja. La acción curativa que producen las picaduras parece deberse a los componentes del veneno de abeja ( fundamentalmente la melitina, un polipéptido). Estas van desde la curación del reuma, ciática, artrosis y lumbago hasta la psoriasis o la hipertensión arterial. Recientemente se ha descubierto la relación entre las endorfinas que segrega el cuerpo y las curaciones llamadas "espontáneas". El efecto de la picadura hace que las endorfinas correspondientes acudan a curar. El veneno continúa el trabajo junto con otros elementos curativos que están en el torrente sanguíneo. Y, si la persona sabe el mecanismo por el que se ha producido la enfermedad, entonces el restablecimiento es "milagroso". Si, además, las picaduras se realizan en el colmenar, todo lo anterior se potencia. El ambiente del lugar, normalmente saludable, las esencias de las plantas, las feromonas que emiten las abejas, el olor a miel de las colmenas y la misma situación de estar "en otro mundo" debido al peligro potencial y a la observación de cómo actúan, hacen que el mecanismo de curación del propio cuerpo se ponga en funcionamiento. La picadura, entonces, se convierte en el ingrediente central de la curación, pero no en el único. Picarse, aún sin estar enfermo, es, pues, algo saludable en sí mismo. No lo dudes, pícate con las abejas. Ellas dan su vida por nosotros y, si no lo necesitas, no te preocupes, ellas no te picarán aunque insistas. No están dispuestas a morir por nada. Eso sí, procura no molestarlas, porque que se defenderán. Y si te gusta, háste apicultor. La supervivencia del ser humano depende de ellas. Las abejas al libar tienen un papel esencial en la polinización, la multiplicación de las especies con flores y el rendimiento de los cultivos. Sin polen no hay frutos y sin abejas apenas hay polinización. ¿Que pruebas se han hecho con animales y veneno de abeja? Endocrinas: aumenta la cantidad de esperma en toros en U. Penn (Dr. Alan Benton). Sistema nervioso: analgésico (modelo de placa caliente con ratones chinos). Anti_cáncer: • Incrementa la supervivencia a los linfomas en ratones. • Es un agente protector contra la radiación X (Shipman, publicado en la revista Nature, 1.974). Reumatología: • 100 veces más poderoso que la hidrocortisona en las pruebas con ratas con edemas en las patas. • El veneno de abeja completo previene la artritis en pruebas inducidas. (Weissman, G.). • Mayor efecto antiinflamatorio que la ciclofosfamida (Weissman). Según Einstein: "Si la abeja desapareciera de la superficie del globo, al hombre sólo le quedarían 4 años de vida: sin abejas, no hay polinización, ni hierba, ni animales, ni hombres ....." . Actualmente ya no hay colmenas silvestres, debido a la Varroa (un ácaro), al uso de plaguicidas, etc. Sólo los apicultores "polinizan" con las abejas las flores silvestres y los cultivos. Hacerse apicultor es contribuir a la supervivencia del ser humano. La primera vez que se habló de APITERAPIA fue para hacer referencia al uso médico de las picaduras de abejas o apitoxiterapia. Pero si me detengo a hacer un poco de historia, aquí no es porque los demás productos apiterapéuticos no tengan antecedentes antiquísimos, recordemos el uso del propóleo que hacían los antiguos egipcios, romanos, persas e incas, al igual que de la cera y la miel. Basta con buscar en el papiro de Ebers (1700 a.n.e.) en la Torá (Pentateuco), Profetas y otros libros bíblicos, en los escritos de Aristóteles, Plinio, Dioscórides, Galeno, Hipócrates, Varro, Avicena, y demás eruditos de la antigúedad, para trazar los antecedentes conocidos de la apiterapia con productos de la colmena. En la historia de la medicina se destaca la figura del médico Philip Semmelweis, pionero de la antisepsia. Cuando en 1847 comenzó a trabajar en el departamento de Obstetricia de la Universidad Imperial de Viena, la mortalidad materna en éste era de 26%. Semmelweis planteó repetidamente que la causa de esa alta mortalidad era la sepsis puerperal provocada por las manos contaminadas de los cadáveres. Sus argumentos fueron rechazados una y otra vez por las autoridades de la Universidad, a pesar de que en 1860 Semmelweis había logrado reducir la mortalidad a casi 0.5%. Semmelwieis no logró vencer la oposición a sus argumentos sólidos. En 1865, a los 47 años, murió en una manicomio cerca de Viena. Años después Lister abodó por la antisepsia quirúrgica y hasta hoy es considerado como el Padre de la cirugía antiséptica.}Similar en muchos aspectos a la historia de Semmelweis fue la vida del médico Philip Terc, padre de la apitoxiterapia. Ambos se llamaban Philip, eran médicos austríacos, casi contemporáneos y tuvieron que enfrentarse al dogmatismo académico de la Viena del siglo XIX. Ter 81844_1915) nacido en Praporiste, Bohemia, era reumático y sufría de intensos dolores articulares. Un día sentado en su jardín, en 1868, fue atacado de pronto por muchas abejas y a partir de entonces sus dolores comenzaron a desaparecer y los miembros adquirieron nueva movilidad. A partir de entonces se dedicó a investigar la causa de su sorprendente cura y permaneció durante 10 años haciendo experimentos, pese a ser combatido y riduculizado por sus colegas. En 1878 y 1889 presente ante la Universidad Imperial de Viena sus notables conclusiones sobre miles de pacientes tratados con éxito, pero se encontró con un auditorio hostil e instransigente, a tal punto que Terc decide irse de Viena por temor a que lo internaran en un manicomio. No obstante, dejó como testimonio de sus investigaciones varias publicaciones, además de un libro editado en 1910. Tras el rechazo de las autoridades científicas austríacas a las investigaciones de Terc, otros médicos en Francia, Inglaterra, y Alemania, siguieron sus métodos y reafirmaron sus conclusiones. Cada vez es más extenso el uso del veneno de abejas en el tratamiento de numerosas enfermedades y se cuentan por docenas los preparados con apitoxina comercializados por la industria farmacéutica. En 1920 se inicia en Japón la acupuntura con abejas; La Apipuntura. Desde entonces ha continuado el desarrollo de la apitoxiterapia y en estos momentos estas son las principales afecciones tratadas con apitoxina. Espondiloartritis deformante. _Afecciones reumáticas (poliartritis reumáticas, miopatías, cardiopatías reumáticas) _Poliartritis infecciosas no específicas. _Afecciones del sistema nervioso periférico (radiculitus lumbrosacra, inflamaciones de los nervios ciático, femoral o facial, neuralgia intercostal, polineuritis, etc.)_Ulceraciones tróficas y llagas atónicas. _Vasculopatías quirúrgicas (tromboflebitis sin supuración, endarteritis, enfermedad arteriosclerótica de los vasos periféricos. _Asma bronquial _Síndrome migrañoso _Hipertensión arterial _Iritis e iridociclitis. _Síndrome de Méniere. _Eccemas _Psoriasis _Epilepsia _Aftas tróficas y heridas débilmente granulosas. _Fiebre reumática aguda _Endocarditis _Mialgia y miositis _Esclerosis difusa. CONTRAINDICACIONES Está absolutamente contraindicado aplicar la apitoxina con picaduras de abeja o el veneno de éstas en los siguientes casos: _Hipersensibilidad (alergia al veneno) _Diabetes _Enfermedades infecciosas agudas _Tuberculosis _Albuminuria _Enfermedades psíquicas _Enfermedades del hígado y las glándulas suprarrenales en la fase de agudización. _Nefritis _Sífilis _Gonorrea _Anemia _Trastornos hematológicos con disposición a anemia o hemorragia _Agotamiento general del organismo _Úlcera gástrica y duodenal con tendencia a hemorragias _Neoplasias (tumores malignos) _período menstrual reciente. _embarazo (primeros meses) _Cardiopatías: afecciones cardiovascular crónica, aneurisma de la aorta, angina de pecho, arteriosclerosis, miocarditis. _Insuficiencia cardíaca de segundo y tercer grados. Tampoco se aplicará el tratamiento en pacientes con: _Temperatura elevada _Estrés emocional _Astenia por insomnio _Insuficiencia cardiorrenal. ALERGIA A LA APITOXINA Es importantísimo conocer si una persona posee hipersensibilidad o no al veneno de abejas antes de empezar cualquier tratamiento. Para ello usted puede realizar una sencilla prueba alérgica, para comprobar la reacción anafiláctica.. Consiste en aplicar intradérmicamente 0.1 ml. de veneno en el antebrazo. A las 24 h. se inyecta la misma dosis en la región lumbar. Si no hay reacción alérgica, puede realizar el tratamiento al cabo de otras 24 h. Un 0.4_2% de las personas sufren una elevada sensibilidad al veneno de los himenópteros, incluída la apitoxina. Aunque suceden muy raramente, se conocen 3 efectos nocivos graves por las picaduras de abejas. 1. Neurotóxico (parálisis del sistema nervioso) 2 Hemorrágico (aumento de la permeabilidad vascular de los capilares sanguíneos) 3 Hemolítico (destrucción de los glóbulos rojos) PROCEDIMIENTO TERAPÉUTICO. La terapia con veneno de abejas, una vez que usted se cercioró no ser alérgico a éste, no produce ningún efecto colateral adverso. No importa cuánto tiempo se haya usado. Es segura, efectiva y cuesta poco. Se pueden aplicar directamente las abejas al paciente para que lo piquen en la parte afectada de su cuerpo o usar inyecciones del veneno obtenido de las abejas y conservado en polvo en frascos estériles hasta que se disuelva. Las principales formas de aplicación de la apitoxina son: _Picadura directa de la abeja. _Inyección de preparados estandarizados _Ultrasonido (fonoforesis) _Ionizacion _Frotación mecánica. _Inhalación _Supralingual (bajo la lengua)

Para las personas que quieren ampliar sus conocimientos sobre el tema, les doy los domicilios de páginas donde encontrarán este tema ampliamente tratado.

Última actualización el Lunes, 10 de Enero de 2011 21:45
 
Copyright © 2014 Open Source Matters. Todos los derechos reservados.